viernes, 22 de enero de 2010

Flaco, no te mueras nunca...








Lo peor del amor cuando termina
son las habitaciones ventiladas,
el sólo de pijamas con sordina,
la adrenalina en camas separadas.

Lo malo del después son los despojos
que embalsaman al humo de los sueños,
los teléfonos que hablan con los ojos,
el sístole sin diástole sin dueño.

Lo más ingrato es encalar la casa,
remendar las virtudes veniales,
condenar a la hoguera los archivos.

Lo peor del amor es cuando pasa,
cuando al punto final de los finales
no le siguen dos puntos suspensivos…

miércoles, 20 de enero de 2010






No querrás ver nuestras vidas
Dilapidadadas en busca de un camino.


No querrás ver nuestros sueños ,
consumidos,
por buscar una ilusión
que sepa un poco mejor.


En tus brazos chispas,
electricidad.
En tu pecho
un hondo sentimiento de desolación.


Por los que cayeron.


Porque ves que tu caerás,
irremisiblemente en el fondo,
del agujero de la autocomplacencia.

En el momento en que te resbale una poesía
acabarás por capitular a lo que tanto temiste
y viste
acercarse.


Lo entenderás cuando la montaña de semejantes,
de almas, exacta y dolorosamente calcadas a la tuya
te sobrevenga.


Caerás en la cuenta
de que siempre fuiste uno de ellos.

Y querrás así, arrancarte la piel
y el aroma del fracaso a tiras.

Pero estarán ya pegados

irremisiblemente.



A ti.
Absurdo.



Pero, no te preocupes.
Al fin y al cabo recibirás un salario.

Comprarás ediciones deluxe
de discos de rock.